Los expertos en marketing digital estiman que el ciudadano medio está expuesto a una cifra de anuncios que se mueve entre los 4.000 y 10.000 cada día. Con tantos anuncios pasando totalmente desapercibidos por delante de nuestros ojos, ¿qué se necesita para crear una campaña que realmente se nos quede grabada en la mente? ¿Se trata de estrategia o de pura fortuna? En este post vamos a repasar algunas de las campañas de merchandising y marketing más exitosas de todos los tiempos, algunas.

El Yes We Can de Barack Obama

yes-we-can

La campaña de marketing llevada a cabo por Barack Obama en el año 2007 le llevó de ser un desconocido senador provinciano a presidente de los Estados Unidos en un año. Además, repitió en el cargo por dos mandatos. La estrategia publicitaria llevada a cabo por el político pasará a la historia como una de las campañas de marketing más efectivas de todos los tiempos, y se considera que fue la primera campaña que supo utilizar el factor de viralización que ofrecen las redes sociales.

El Whassup de Budweiser

La campaña del whassup de Budweiser fue una exitosa campaña de marketing llevada a cabo por la famosa marca cervecera y que estuvo presente desde 1999 hasta 2002. El impacto de la campaña fue tal qué convirtió a esta simple frase en un eslogan de la cultura pop la frase en sí misma es una versión mala articulada (a propósito) de la frase "what's up", que en español se podría traducir como "qué pasa" o "qué hay de nuevo".

El Gettupa de Renault

Siendo sinceros está campaña publicitaria por parte de Renault es bastante simple, ya que se basa en un simple anuncio musical. Sin embargo, se trata sin duda de uno de los anuncios más recordados de los 90, basado en el clásico musical Sex Machine de James Brown.

El Libre de Amena

En 1998 el operador telefónico amena iniciaba sus actividades haciéndose un lugar en la memoria colectiva de todos los españoles, utilizando otro clásico musical (el Libre de Nino Bravo) versionado por un nuevo artista de nueva hornada que se hacía llamar el Chaval de la peca. Esta campaña de marketing no influenció solamente a los consumidores, sino también al resto de marcas que empezaron a cambiar sus estrategias publicitarias hacia campañas más frescas y modernas.

El Proyecto de la Bruja de Blair

Con un presupuesto que apenas llegaba a los 22.000 $, este filme terror grabado sin presupuesto consiguió una recaudación récord que superaba los 250 millones de dólares, gracias a una campaña de marketing de viralización que se llevó a cabo mucho antes del desarrollo de internet como lo conocemos actualmente. Esta campaña se considera el primer éxito de marketing viral de la historia.