El branding es una de las bases esenciales sobre las que debemos construir una buena estrategia de marketing en cualquier compañía o negocio. De hecho, es la clave para que una marca se convierta en una potencial atracción para los clientes. Podemos tener grandes ideas y realizar exitosas acciones publicitarias, pero estas no irán a ninguna parte sin una buena imagen de marca. De hecho, una buena estrategia comercial siempre ha de incluir una buena planificación de branding.

Este anglicismo que ya hemos adoptado, se basa principalmente en la imagen de marca, es decir, en cómo los clientes perciben nuestra marca y cuán leales son a ella.

Existen muchas opciones para crear y fomentar una imagen de marca en el top of mind de los clientes. Lo importante es aprovechar los recursos disponibles de la forma más eficiente, prestando especial atención a los detalles y mejorando lo que la percepción que la clientela recibe de una marca.

Una de las armas más eficaces para conseguir buenos resultados en esta línea son los regalos publicitarios y los artículos promocionales de empresa. A continuación te detallamos el por qué y te explicamos algunas de sus ventajas:

 

No se percibe como mera publicidad o propaganda

El hecho de recibir un regalo hace que el cliente perciba de una forma positiva el feed-back con la marca. Al contrario de lo que muchos piensan, aunque el regalo promocional es una estrategia de marketing o publicidad directa, el cliente no lo percibe como tal y, por lo tanto, normalmente nunca hay perjuicios o rechazos iniciales.

Por eso es muy importante que los regalos promocionales cumplan con unos mínimos de calidad, originalidad, utilidad y, lo más importante, que trasmitan un mensaje positivo de la empresa que luego el cliente asociará con la marca.

 

Genera una notoria visibilidad

Si quieres acertar con tu regalo, sé inteligente y apuesta por un valor seguro como un objeto cotidiano o de uso habitual, que pueda ser utilizado con gran frecuencia.

Esto fortalecerá el branding de la marca en la mente del consumidor ya que está habituado a que forme parte de su día a día. De esta manera, si a un potencial cliente le hacen falta servicios o productos como los nuestros, posiblemente recurra a nosotros. De ahí, la importancia de conocer el perfil de tus clientes y saber cómo agasajarlos.

 

Artículo totalmente personalizable y viral

La mayoría de los artículos promocionales, por no decir todos, son personalizables acorde al mensaje que se quiere transmitir, al cliente que se quiere llegar y a la necesidad que se quiera cubrir. Un regalo promocional permite una personalización sin límites, lo cual es vital para adecuar el mensaje que queremos hacer llegar a nuestros clientes según nuestras necesidades comunicativas del momento. Pero además, si a esto le sumamos el factor “originalidad”, conseguiremos que el regalo promocional llegue a la categoría de viral. Y es que, de la misma manera que un vídeo de youtube es reproducido via streaming por miles o millones de personas, este tipo de objetos también suelen pasar de una mano a otra, llegando a lugares recónditos en los que de otra forma, nuestra empresa nunca hubiera estado.

 

Económico, útil y duradero

Si ya has hecho publicidad convencional, sabrás el coste que implica una buena campaña de branding. Los regalos promocionales, en cambio,  tienen la ventaja de resultar siempre más asequibles, económicos, eficaces y perdurables en el tiempo. Esto es, darte a conocer positivamente por una cantidad de dinero muy asequible.

En el mundo de los regalos promocionales, las posibilidades son infinitas, ya que hay artículos para todos los gustos. No obstante, no hay que olvidar que estos siempre deben ir estrechamente vinculados con el target de nuestra compañía.

Por ejemplo, si tienes un negocio relacionado con la electrónica o la telefonía móvil, puedes optar por accesorios promocionales para el móvil, fundas publicitarias, soportes promocionales para smartphone, iphone o  tablet, punteros táctiles, memorias USB, o power banks promocionales, entre muchos otros más.