Cuatro años cumpliendo el certificado ISO 9001:2015 de gestión de calidad

¿Sabías que la calidad de las empresas y organizaciones también se puede medir? El certificado ISO 9001:2015 es una norma internacional que mide la satisfacción del cliente, la calidad de los servicios, la capacidad de proveer productos y las exigencias externas e internas de la organización. Pongomilogo celebra cuatro años cumpliendo con la normativa ISO en sistemas de gestión de calidad. Garantizar la productividad, la calidad de nuestros productos, la atención al cliente, así como la gestión empresarial forman parte de nuestro día a día. En este post te contamos todas las cosas que hacemos para mantener esta distinción a lo largo de los años. 

¿Qué es el Certificado ISO 9001:2015?

Una de las certificaciones más importantes de las empresas y organizaciones es la ISO 9001:2015, encargada de preservar la calidad. Es una garantía que además de ayudar a la expansión de la entidad, velará por el cumplimiento de los parámetros de calidad en todos los procesos relacionados con la producción y la prestación de servicios. La competitividad de la empresa en el mercado depende de ello. En Pongomilogo nos esforzamos cada año en cumplir los estándares de calidad, garantizando así una óptima gestión de empresa y de productividad. 

La norma ISO 9001 en su versión de 2015 estipula los pasos que debemos dar como empresa para alcanzar el objetivo. El camino recorrido hasta llegar a la meta tiene que ver con nuestros productos, nuestra forma de trabajar y con el ADN de la compañía, empeñada en mejorar día tras día la satisfacción de nuestros clientes

Este estándar internacional de calidad es válido para aplicar a cualquier empresa, con independencia del sector o del tamaño. Pero, sobre todo, es imprescindible para todas aquellas entidades, como la nuestra, que buscan la excelencia y priorizan la calidad.

Sistemas de gestión de calidad

El sistema internacional ISO modificó en el año 2015 el estándar de gestión de calidad, mejorando algunos aspectos de la versión anterior, del año 2008. Uno de los cambios se enfocó en optimizar las estructuras de empresa, orientándolas a un alto nivel y motivándolas a mejorar su desempeño.

El certificado ISO 9001:2015 presenta numerosos beneficios para las empresas, tanto a nivel interno como externo. Sirve para incrementar la productividad, la calidad y mejorar la relación entre departamentos. De cara al exterior, la empresa es más competitiva, refuerza su imagen de calidad, abre nuevos mercados y aumenta la confianza de sus clientes. 

La implicación del equipo de trabajo

La implicación del equipo es imprescindible para la obtención del certificado de calidad y el cumplimiento, año tras año, de la normativa ISO. El equipo de trabajo de Pongomilogo está implicado en el proceso de mejora continua, una circunstancia extensible a toda la estructura empresarial, de abajo a arriba, sin excepción. La motivación de nuestros trabajadores y trabajadoras es clave para mantener la calidad de los procesos. Por eso hacemos partícipe a todo el equipo de los éxitos de la compañía. La etiqueta de calidad es mérito del trabajo en común, de todas y cada una de las personas que forma parte de nuestra empresa. 

Requisitos para recibir la certificación de calidad 

Son unos consultores externos los encargados de certificar la calidad de las organizaciones y empresas. También establecen los pasos a seguir para lograr este importante aval. Los expertos analizan con detenimiento, en cada renovación del certificado, el departamento de calidad de la compañía. 

En Pongomilogo hemos recibido visitas de estos supervisores, que han comprobado in situ nuestros estándares y protocolos de calidad. Esta verificación es, además del último paso del proceso de certificación, un requisito indispensable para obtener el diploma. Conocer la norma y sus exigencias es clave para obtener la certificación. Toda empresa que opte a un reconocimiento de calidad debe trabajar a conciencia para ello, independientemente de su tamaño.

Compromiso de mejora continua

Además de garantizar la prestación de servicios de calidad, el certificado ISO 9001:2015 busca que las empresas y organizaciones adquieran un compromiso de mejora continua. De este modo, el trabajo diario estará orientado a la búsqueda de la eficiencia y la mejora de los procesos internos y externos. En la cultura de nuestra compañía está el compromiso de esta mejora continua. Aprendemos cada día y nos adaptamos con facilidad a los cambios que se producen. 

En este sentido, la pandemia nos ha hecho repensar a todos el momento en el que nos encontramos y también reubicarnos. La rapidez y la capacidad de adaptación a las nuevas circunstancias han sido factores determinantes para el mantenimiento de la actividad en condiciones óptimas, en la relación con los clientes, en la producción y en el suministro de productos. Sin duda, una difícil prueba en un contexto adverso y ajeno a las circunstancias individuales de cada organización, en la que hemos conseguido mantener intactos los sistemas de gestión de calidad y dar siempre lo mejor de nosotros a los clientes.