La pandemia de COVID-19 parece ser que empieza a estar bajo control y la siguiente fase del estado de alarma pasará por un progresivo desconfinamiento de la población y una paulatina vuelta al trabajo y la normalidad para las empresas. Pero ¿cuál es la mejor forma de regresar a la normalidad y qué puedes hacer para mantener el mayor número de clientes posible?

Refuerza y pon el foco en la atención al cliente

Mantener una comunicación fluida con tus clientes, especialmente en un momento en el existen muchas incógnitas a nivel social y económico, es muy útil para crear un ecosistema de confianza mutua entre cliente y empresa. La atención al cliente es básica para mantener tu cartera: muchos de los estudios realizados por multitud de consultoras ponen de manifiesto que la principal causa de una pérdida de clientes, (casi el 70% de los clientes que dejan de trabajar contigo) se debe a que sienten que no están recibiendo una atención al cliente óptima.

Por eso es importante que pongas el foco en la formación de los empleados que están a cargo de tu departamento de atención al cliente: asegúrate de mantener la motivación y satisfacción de tu equipo de customer service.

Acciones de marketing durante el desconfinamiento

Implementa los cambios que los clientes demanden

Tus productos o servicios con toda seguridad deberán adaptarse a un nuevo entorno cambiante y más minimalista a nivel de costes y envergadura de los proyectos que lances. Además esa adaptación deberá ser mucho más rápida que habitualmente. Utiliza a tus clientes como una fuente de aprendizaje (a través del departamento de atención al cliente que hemos comentado anteriormente) para mejorar tus productos o servicios y adaptarlos a esta nueva situación tan rápido como puedas.

El feedback que los clientes pueden transmitirle a tu empresa es la mejor fuente de información sobre la utilidad actual de tu servicio, satisfacción, opciones de mejora…

Gestiona tus RRHH como oro en paño

La única forma de ofrecer un servicio que sobresalga del resto en tiempos como los actuales es contar con un equipo detrás tuyo que esté a la altura de las circunstancias. Si los empleados sienten que forman parte de un equipo que se preocupa por su bienestar, formación y estabilidad dentro del proyecto la productividad aumentará y mejorará de forma considerable.

Sinceridad

Intenta ser lo más sincero posible con tus empleados sobre la situación en cuanto a tus previsiones de facturación, cambios en la cartera de clientes o productos o estado general de la salud de la empresa y hazlo de forma recurrente. Esto es clave en una situación cambiante y volátil como la actual. Trabajar en la incertidumbre no es agradable para nadie.

Comunicación

Comunícales a tus empleados lo importante que resulta para la empresa su colaboración y trabajo. Mantén informado a tu equipo en todo momento sobre la situación operativa, económica y financiera de los diferentes proyectos para que sientan que son parte vital de la empresa.