Seguro que has oído hablar en más de una ocasión de la cultura empresarial, un término que no debe quedarse en los departamentos de recursos humanos, sino fluir a todos los niveles de la compañía. Su implantación es importante porque incidirá directamente en la productividad de los trabajadores de la compañía y, por ende, en la rentabilidad del negocio. En este artículo te contamos cómo fomentar la cultura empresarial y te damos unos cuantos consejos para tener presentes en el día a día de tu corporación. 

Qué es la cultura empresarial

La cultura empresarial se refiere a un conjunto de normas, valores, pensamiento y sentimientos que comparten las personas que forman parte de una empresa. Es, por lo tanto, un concepto intangible, que cuesta medir. Sin embargo, si no funciona, enseguida nos daremos cuenta. Por este motivo, la cultura empresarial hoy en día forma parte de las principales preocupaciones de muchas compañías que saben que sin ese hilo conductor las cosas no marchan bien.

Puede suceder que la dirección de la compañía ponga todo el esfuerzo en desarrollar estrategias para escalar la empresa y propiciar el éxito. Todos esos esfuerzos pueden irse al traste si no contamos con un ambiente laboral sano, en la que todos los miembros de nuestro equipo se sientan motivados y trabajen conforme a unos valores de colaboración y compañerismo. Continúa leyendo para saber cómo fomentar la cultura empresarial en un negocio. 

La importancia de un buen ambiente laboral

No se trata de fomentar utopías y hay que actuar de una forma realista desde el primer momento. El objetivo no es conseguir que nuestros empleados prefieran el trabajo a una reunión con amigos o unas vacaciones en la playa. La idea es, con los pies en la tierra, conseguir que ir al trabajo cada día sea un acto agradable y positivo, que despierte una sonrisa en nuestros empleados, nunca una reacción de rechazo.

Para ello es importante implementar sistemas de confianza y comunicación internos que canalicen, no sólo de arriba abajo, sino también de abajo a arriba, las cuestiones del día a día. Tener claros los valores empresariales y saber transmitirlos, así como un código ético que todo el equipo conozca y respete es fundamental para que el ambiente laboral sea sano. Va mucho más allá de responder a los “buenos días”, sonreír y pedir las cosas por favor. Aunque todo ello también ayuda (mucho).

Motivar a los trabajadores

Si queremos que nuestro equipo de trabajadores y trabajadoras se sientan tan parte de la empresa como nosotros, debemos motivarles con acciones positivas. De un lado, haciéndoles saber cuán importantes son para que todo el engranaje funcione, y también animándoles a aportar ideas y tomar decisiones

La celebración de días especiales relacionados con los valores de la empresa será un momento perfecto para obsequiar a nuestros empleados con un regalo corporativo. Los artículos promocionales no sólo son apropiados para regalar a los clientes en el marco de una acción de marketing, sino que también son perfectos para regalar a nuestros empleados en el marco de una acción de marketing interno. El material de oficina está en el top ten de los regalos que hacen las compañías a sus empleados para que se sientan motivados durante la jornada laboral. 

Facilitar la conciliación con la vida familiar y el ocio

Te recomendamos, en la medida de lo posible, no ir por el libro y ser un poco más flexible a la hora de organizar la jornada laboral. Seguramente tus empleados valoren tanto o más que un aumento de sueldo, que tengas un gesto que facilite la conciliación de las personas con su vida familiar y de ocio. Permite que realicen parte de la jornada en un horario que elija el trabajador, muestra empatía si surge algún imprevisto y permite, en la medida de lo posible, que sin desatender sus obligaciones, todo el mundo sea feliz. Aleja del imaginario de tu equipo esa imagen negativa e irreal que muchas veces se tiene del empresario. Te va a reportar beneficios a corto y medio plazo.

Cómo fomentar la cultura empresarial con buena comunicación interna

La comunicación es fundamental en todos los ámbitos de la vida, y por supuesto, en la empresa. Los malos entendidos se resuelven con comunicación y evitan problemas posteriores que nos va a resultar mucho más trabajo solucionar. Imagina que tu mejor trabajador o trabajadora se termina marchando a otra empresa, después de haberlo aprendido todo a tu lado, por algo que nunca llegasteis a hablar. Pierdes tú y gana la competencia. 

Además del cuidado del día a día, ¿cómo fomentar la cultura empresarial con buenas prácticas de comunicación? Algunos de los mecanismos que funcionan es, con cierta regularidad, realizar encuestas entre los empleados. Algo similar a una encuesta de satisfacción del cliente, pero a la interna. 

Premiar el esfuerzo de los trabajadores

A nadie le amarga un dulce. Una de las mejores formas de premiar el esfuerzo de los trabajadores es reconocerles el esfuerzo con un premio o con un regalo corporativo. Aunque suene muy americano, los premios al equipo por el cumplimiento de los objetivos, el éxito de un proyecto o al empleado del mes pueden ser una buena base para mejorar las relaciones de confianza y reforzar el sentimiento de pertenencia a la empresa. Ahora que ya sabes cómo fomentar la cultura empresarial ¿a qué estás esperando para encargar esas camisetas personalizadas (o lo que se te ocurra) para reconocer el esfuerzo de tu equipo?