La clave de todo: el coste por impresión

En el mundo de la publicidad y el branding uno de los factores que se tienen en cuenta de forma más notable es el coste por impresión. En comunicación, una impresión se define como cada una de las veces que nuestro anuncio/marca/logotipo es visualizado por una persona. Dado que los objetos promocionales tienen una vida útil muy larga -incluso de más de un año, como vimos en nuestro artículo anterior- el número de impresiones que pueden ofrecer es muy alto, siendo por tanto más económicos que la televisión, los periódicos, las revistas y la radio.

¿Cuántas veces tienen que verte para que se acuerden de tí?

¿Sabías que se necesitan siete o más impresiones de tu marca o logotipo para que un consumidor gane confianza en tu negocio? Si eres propietario de una pequeña empresa o formas parte del departamento de márketing de una marca, ten claro que necesitas aparecer en las mentes de los clientes -tanto los actuales como los potenciales- no sólo en 7 ocasiones sino durante el mayor tiempo posible. Además del número de impresiones está demostrado que los consumidores tienden a recordar las marcas que les dan algo gratis y útil sin esperar nada a cambio (descuentos directos, ventajas por suscripción, regalos…). Añadiendo el logotipo de tu empresa a los artículos de regalo que entregas a tus clientes consigues reforzar el reconocimiento y la imagen de tu marca y tu empresa a largo plazo.

Económico y con una vida útil larga

Aunque a priori no lo parezca, los productos promocionales son una de las técnicas de marketing y publicidad más asequibles si tenemos en cuenta el número de impresiones que ofrece cada objeto durante toda su vida útil en relación al precio unitario de cada uno de los objetos. Cuando publicas un anuncio en una revista o periódico este anuncio solo llegará a la audiencia durante el tiempo que pagues por el espacio publicitario. Lo mismo ocurre con los anuncios de televisión, cartelería en marquesinas o falcas radiofónicas. Sin embargo los productos promocionales son vistos muchas veces por la persona que posee el producto, lo utiliza a diario -como puede ser en el caso de las tazas y los bolígrafos- mostrándolo también a cualquier otra persona con la que tenga contacto. A largo plazo un producto promocional genera muchas más impresiones de su logotipo que cualquier otro método publicitario.

Imagen superior: coste por impresión e impacto real de algunos productos promocionales

La variedad genera más impacto

A la gente le gusta la variedad y la novedad, lo que significa que cuando el marketing se lleva a cabo de la misma manera una y otra vez pierde efectividad: resulta obligatorio cambiar las estrategias de marketing según el tipo de campaña, presupuesto y época del año. Con esto queremos decir que las campañas publicitarias mediante productos promocionales deben ir acompañados de otras estrategias complementarias durante todo el año o estar adaptadas a cada momento y tipo de cliente. Ejemplos: programar los paraguas para otoño-invierno y las gorras para primavera-verano.