Regalos promocionales para San Valentín que enamoran

Se acerca el 14 de febrero, día de San Valentín, la fiesta más entrañable del calendario. Del mismo modo que nos estrujamos la cabeza para tener un detalle bonito con nuestra pareja, en el ámbito de la empresa cada vez son más frecuentes los regalos promocionales para San Valentín. Se trata de aprovechar el tirón de una celebración tan señalada para publicitar nuestra marca de forma amable. A nadie le amarga un dulce, ni tampoco un corazón. Este tipo de acciones de marketing tienen un retorno positivo muy elevado por parte de la persona que recibe el artículo. Le estás diciendo que te importa, y eso no sucede todos los días. ¿Quieres saber cuáles son los artículos publicitarios que más triunfan el día de los enamorados? Sigue leyendo y te damos algunas ideas con las que seguro que acertarás. 

Regalar artículos personalizados en el día de los enamorados

Regalar productos publicitarios el día de los enamorados proyecta buenas sensaciones y aporta valor añadido a nuestra marca. El beneficio está en la percepción del cliente sobre la compañía, que se ha molestado en tener un detalle en un día señalado. La acción de marketing consiste en hacer sentir especial a la persona que lo recibe. Es el día de los enamorados y yo estoy enamorado de mis clientes, me debo a ellos. Ésa es la esencia de la campaña. Sin duda, se sentirán agradecidos y conectados con la marca. 

No hay que olvidar otras ventajas comunes en todos los regalos promocionales personalizados, como la visibilidad del logo. En este caso concreto de San Valentín, lucirá en un formato agradable y vinculado al universo de los sentimientos. 

Tener un detalle con los trabajadores

Otra forma de regalos promocionales para San Valentín que desarrollan las empresas consiste en dirigir la acción de marketing a sus trabajadores. Tener un detalle con la plantilla en un día tan significativo suele ser una idea magnífica. Los empleados reforzarán su sentimiento de pertenencia, a la vez que mejorará la percepción sobre la compañía que se acuerda de ellos en fechas especiales. Un trabajador feliz será más productivo y lo pensará dos veces antes de querer trabajar en otra empresa.

Tipos de regalos promocionales para San Valentín

La elección depende del tipo de actividad de la compañía. Aunque no hay ninguna norma escrita al respecto, tiene más sentido regalar un artículo que esté relacionado con nuestra marca. Por ejemplo, si somos una distribuidora de bebidas, un abridor de botellas en forma de corazón encaja perfecto. Si nuestro negocio está relacionado con el cuidado personal y el bienestar, unas velas, o un bálsamo labial son ideales. Todos estos objetos con el corazón rojo presente proyectarán sentimientos y buenas vibraciones. Un peluche amoroso y achuchable con un mensaje personalizado siempre triunfa. Puede ser un regalo excelente si nuestro negocio tiene que ver con la infancia, o con servicios profesionales del ámbito de las emociones.

Existe otro tipo de regalos, de corte más clásico, que encajan en cualquier tipo de actividad empresarial. ¿Quién no necesita un llavero, un bolígrafo, un clip de notas, o una libreta en forma de corazón en la que apuntar las cosas importantes? La bolsa personalizada es otro clásico al que el cliente dará muchísima utilidad, para hacer la compra o para llevar el almuerzo a la oficina. Junto a los tradicionales paraguas, quizás sea uno de los artículos promocionales en los que el logo de la empresa tiene más visibilidad, una característica altamente demandada.

Los artículos más originales 

Uno de los regalos promocionales para San Valentín más novedosos son las pelotas antiestres en forma de corazón. En tiempos de pandemia mundial, se ha convertido en un artículo muy apreciado. Tanto por los beneficios que aporta a quien lo recibe, como por el significado. El mensaje que se traslada es de preocupación por el bienestar de la persona agasajada, por su estado de ánimo. En la misma línea, las velas aromáticas y los caramelos aportan ese plus de interés por el cliente. Son productos que, al consumirlos o utilizarlos, generan sensaciones placenteras. 

Los espejos en forma de corazón para las mujeres, también son muy valorados por su versatilidad y su sentido práctico. Se pueden llevar en el bolso porque no ocupan espacio y las sacarán de más un apuro en esos retoques de última hora, cuando van con prisa. También tienen mucha aceptación, por su originalidad, las luces reflectoras en forma de corazón. 

¿Qué tal una mascarilla? Con o sin corazón impreso, le estás proporcionando cuidados a su destinatario, porque te importa. Regalando mascarillas el día de los enamorados, demuestras que te preocupas por tu cliente poniendo en sus manos un artículo pensado para protegerse y proteger a los demás. ¿Quién nos iba a decir hace un año que una mascarilla podía ser el regalo con más sentido por San Valentín?

Ahora que tienes varias opciones, demuéstrale a tus clientes y colaboradores qué tan importante son para tu empresa con el regalo para San Valentín perfecto.