L-J 9:00h a 18h; V 8h a 15h    T: 919 34 76 50

  • Presupuesto
  • Mi cesta
    Mi cesta

    El flocado, la impresión en fibras

    El universo de la personalización de objetos es tan amplio que tardaríamos años en conocerlo por completo. Pero al menos podemos acercarnos un poco a él mediante técnicas como el flocado, entendiéndolo como la personalización a base de fibras.

    Se trata de un proceso muy sencillo, no para imprimir logos o diseños como puede ser la serigrafía o la sublimación, sino para aportar a las superficies diferentes acabados con texturas e imitación de otros materiales como el terciopelo. A continuación te explicamos cómo funciona el flocado y qué les puede aportar a nuestros productos, además de conocer de dónde viene esta técnica tan curiosa.

     

    En qué consiste la técnica de flocado

    El flocado es el proceso de customización resultante de la aplicación de pequeñas partículas de fibras de flock sobre una superficie. Estas fibras son textiles de monofilamento, normalmente de nylon o poliéster cortadas milimétricamente.

    Los inicios de la técnica de flocado son muy antiguos y se remontan al año 1.000 a.C., cuando en la antigua civilización China se usaba pegamento de resina para adherir microfibras a superficies textiles. Más adelante, durante la Edad Media se utilizó en Alemania para revestir paredes. La técnica, con diferentes evoluciones, ha llegado hasta nuestros días.

    El proceso de flocado

    El procedimiento para llevar a cabo esta personalización es muy simple. Consiste en aplicar un pegamento adhesivo especial para esta técnica sobre la superficie y, acto segundo, espolvorear las pequeñas fibras de tejido. Una vez seco, ya estaría rematado el trabajo; así de fácil.

    Las superficies sobre las que aplicar esta técnica de personalización pueden ser casi de cualquier tipo, no es un acabado exigente y sirve lo mismo para material textil, plástico o metal. Es posible personalizar con esta técnica una chaqueta a base de dibujos hechos mediante flocado, e incluso cubrir una botella de cristal con estas fibras para cambiar por completo su textura y conseguir un gran impacto visual. Las posibilidades son variadas. 

    Utilidades y respeto con el medio ambiente

    Principalmente el flocado se utiliza para dar textura a ciertas superficies, por ejemplo para conseguir un efecto parecido a la hierba, o de alfombrado. Se puede dar textura de terciopelo o pana también a camisetas, cajas de regalo, joyeros, o incluso zapatos.

    Esta técnica es totalmente respetuosa con el medio ambiente, ya que las microfibras se extraen de materiales reciclados o aprovechando fibras que iban a ser desechadas.