L-J 9:00h a 18h; V 8h a 15h    T: 919 34 76 50

  • Presupuesto
  • Mi cesta
    Mi cesta

    Tampografía, duradera y económica

    Una de las técnicas más utilizadas para decorar regalos publicitarios y artículos promocionales es la tampografía. Se trata de una técnica muy económica, duradera y de alta definición, capaz además de generar grandes tiradas de productos personalizados en muy poco tiempo. Aunque se trata de una técnica muy popular, para pocas unidades no es del todo adecuada, sino que está más indicada para grandes tiradas de productos, al resultar más rentable.

    Cómo funciona la técnica de tampografía

    Para llevar a cabo este procedimiento a día de hoy se utilizan máquinas que funcionan de manera automática y que permiten personalizar mediante tampografía simplemente colocando la superficie bajo la máquina (sin contar la fabricación del tampón de silicona con la forma del diseño).

    Este tampón de silicona, elemento clave de la técnica, recoge la tinta mediante presión y lo transfiere al objeto que queremos personalizar también mediante presión. La tinta debe ser elegida dependiendo de la superficie donde se vaya a presionar, ya que no es lo mismo por ejemplo la tela que la cerámica, y van a necesitar pigmentos diferentes para poder garantizar la máxima durabilidad de la impresión.

    ¿De dónde viene esta técnica?

    La tampografía nació como herramienta de marcado para las esferas de los relojes de pulsera, y más tarde, en los años sesenta, se empezó a utilizar fuera de este sector para objetos algo más complejos.

    En aquella época se llevaba a cabo el proceso de manera más artesanal, siendo el real salto a la automatización de esta técnica el momento en el que aparece el tampón de silicona, que facilitó y modernizó el proceso enormemente.

    La tampografía se adapta a las superficies

    La tampografía se adapta a cualquier tipo de superficie, y este es otro de los motivos por el que se utiliza tanto esta técnica de impresión. Es posible imprimir por medio de tampografía en objetos de casi todas las formas y casi cualquier superficie, también en espacios muy pequeños y materiales irregulares

    Los productos en los que más se utiliza, son grandes clásicos de los artículos promocionales, como los bolígrafos, los mecheros, las fichas de carritos de compra, pastillas, jeringuillas, infusiones y demás productos farmacéuticos, cosméticos, botones, y muchísimos más. Estos artículos serían difíciles de imprimir si no fuera porque existe la tampografía, así que esta técnica se ha convertido en un imprescindible en el mundo de la personalización.

    Te invitamos a ver todos los productos que puedes personalizar con esta técnica en nuestra web.